Apertura Expo Democracia

Plaza Independencia

Palabras de Ignacio Munyo

Es un gran honor poder tener en la apertura de esta exposición las palabras del presidente de la República y de la intendenta de Montevideo. Mi profundo agradecimiento a ambos.

Agradezco también la presencia de destacadas autoridades nacionales e internacionales, a las instituciones socias de CERES que apoyan nuestro trabajo y a todos los aquí presentes.

CERES —el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social— es una organización civil independiente y sin fines de lucro, que nace junto con la restauración democrática en 1985 y tiene la misión de generar insumos para impulsar el debate nacional y tratar de mejorar la calidad de las políticas públicas.

Tradicionalmente, cumplimos con la misión a través de la elaboración y difusión de informes técnicos y conferencias, que intentamos sean de lectura para todo público.

En esta ocasión, fuimos por un camino alternativo: fuimos por el arte, organizamos esta exposición fotográfica en la Plaza Independencia.

Un gran equipo de CERES, en conjunto con el Centro de Fotografía de la Intendencia de Montevideo —de reconocido prestigio a nivel internacional— logró producir esta gran muestra fotográfica con el objetivo de exhibir y homenajear el mayor diferencial que tenemos a nivel global: nuestra Democracia republicana.

La institucionalidad del Uruguay es un activo enormemente valioso para atraer inversiones al país. Basta con hablar con multinacionales o inversores globales para tenerlo más que claro.

También basta con hablar con los migrantes que llegan al país —que afortunadamente se han multiplicado en los últimos años, generando una gran inyección de capital humano: clave para impulsar el crecimiento económico que tanto necesitamos— y así entender que la estabilidad política y la paz social están en la esencia misma de la decisión de venir a vivir al Uruguay.


Al fin y al cabo, la política migratoria de Uruguay honra una larga tradición que se identifica con aquella vieja máxima de Juan Bautista Alberdi: “gobernar es poblar”.

Los uruguayos somos afortunados: vivimos en una de las pocas democracias plenas del mundo, fortuna que compartimos solo con el 8% de la población global. Si, solo 8 de cada 100 personas en el mundo viene en democracias plenas.

No somos una democracia plena solo porque se cumple con un proceso electoral ejemplar, sino porque existe una profunda cultura y participación política, la prensa y la justicia son independientes y porque el respeto de las libertades civiles es indiscutible.

La historia muestra que la continuidad de la Democracia se sustenta en experiencia vivida, y es el resguardo de la civilización cuando logra impulsar el bienestar de la gente.

Desde la asunción presidencial de Julio María Sanguinetti en marzo de 1985 a la fecha, Uruguay vive el período más largo de democracia ininterrumpida desde la Jura de la Constitución en 1830. Con el traspaso de mando del Dr. Tabaré Vázquez al Dr. Luis Lacalle Pou se cerraron 35 años de gobiernos democráticos, y el pasado 1° de marzo se inició el año 36.

Aquel pueblo que con un “Rio de Libertad” demandaba democracia en el acto del Obelisco en 1983 —imagen imborrable que tenemos ahí delante de nuestros ojos y que orienta a toda la muestra fotográfica—, es el mismo pueblo que a lo largo de 36 años ha guiado el destino de esta nación por el cauce de la democracia republicana.

Cuando se destapen los cubos que armamos aquí a los pies de Artigas y la muestra fotográfica quede abierta por una semana a todo público, estoy seguro que los que peinan canas se van a emocionar por lo vivido y los más jóvenes van a poder conocer y admirar una parte esencial de la historia del país en el que viven, gracias a la cual gozan de las libertades necesarias para desarrollarse.

Uruguay es un ejemplo vivo de que, en América Latina, un pueblo latinoamericano puede organizarse y vivir en una democracia plena. Estamos orgullosos de ello y lo queremos celebrar. Ahí está la motivación de este homenaje visual a la democracia uruguaya, que cariñosamente hemos denominado “Expo Democracia”.

Esta Democracia en marcha tiene que continuar su camino. Y todos los habitantes de esta tierra debemos asumir el compromiso de cuidarla, de respetarla y de saber disfrutarla.

Muchas gracias.