Cerrar brecha de género: una clave para impulsar la economía

Por Martín Alesina.

Poco para celebrar, mucho para reflexionar. La desigualdad de género atraviesa todos los ámbitos de la sociedad. La irrupción de la pandemia ha dejado aún más en evidencia las asimetrías existentes. Desde el principio de los tiempos, las mujeres tuvieron menor participación en el mercado laboral y asumieron la carga de las tareas domésticas y del cuidado de otros integrantes del hogar. En este sentido, el golpe que ha sufrido el mercado laboral con la pandemia recayó más en hombros de las mujeres, que además de ser desplazadas en mayor medida de su fuente laboral, debieron cargar aún más con el cuidado de niños, jóvenes y ancianos que pasaron más tiempo en casa.

Un estudio recientemente publicado por el Banco Mundial (1) para Uruguay concluye que, si se cerraran las brechas existentes, tanto en salarios como en participación en la fuerza laboral y en el tipo de cargos ocupados, el PBI del país a corto plazo podría ser 11,8% superior al actual. Las mujeres no tienen las mismas oportunidades laborales que los hombres en Uruguay. Por realizar el mismo trabajo, las mujeres ganan, en promedio, 7,6% menos que sus pares hombres, señala este estudio.

Según el Índice Global de Desigualdad de Género para el 2020, publicado por el Foro Económico Mundial (2), Uruguay se encuentra en la posición 37 en 153 países que integran el ranking liderado por Islandia, el país con mayor igualdad de género del mundo, y cerrado por Yemen. El indicador en el que se evidencia la mayor brecha es participación en la economía y oportunidades. Dentro de este rubro, las subcategorías con mayor rezago son desigualdad en los salarios por iguales trabajos y participación en la fuerza laboral.

A enero, la Tasa de Empleo en mujeres, según datos brindados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) fue de 48,4%, mientras que en hombres se ubicó en 62,7%. En línea con lo anterior, la tasa de desempleo fue mayor en mujeres que en hombres: 12,6% y 9%, respectivamente. El informe del Banco Mundial señala que las mujeres son dueñas de apenas el 12% de las empresas, y ocupan el 11% de los cargos directivos. Además, destaca que solamente el 23% de estudiantes de carreras de ciencia y tecnología son mujeres.

Según datos de ONU Mujeres (3), se detecta una penalización por maternidad en Uruguay. Aquellas mujeres que vuelven a su trabajo luego de las 14 semanas establecidas de licencia ganan, en promedio, un salario 19% menor durante el primer año de maternidad que sus pares mujeres sin hijos. Sin embargo, no todas las mujeres vuelven al mercado laboral luego del embarazo. El informe de ONU Mujeres detectó que una vez que termina la licencia maternal, una porción importante de las mujeres relevadas se desvinculan de sus fuentes laborales.

Esta penalización no se revierte a mediano ni largo plazo, ya que se evidencia una reducción de 42% en el salario mensual diez años después de ser madres en comparación con mujeres con perfiles laborales similares, pero sin hijos.A su vez, entre iguales grupos de comparación, 10 años después del embarazo las mujeres con hijos trabajan, medido en horas, 60% menos en empleos formales. Cifras de embarazo adolescente por encima del promedio de países con niveles similares de ingreso, acentúan la problemática.

Esto tiene sus consecuencias en los niveles de pobreza. Para 2020, según datos del INE, el 8,1% de los hogares del Uruguay son considerados pobres. Entre los hogares con jefa de familia, el 10% son pobres, mientras que el número desciende a 6,3% entre los hogares con jefatura masculina.

Todos debemos jugar un rol activo para tratar de cerrar esta brecha. Como vimos, avanzar hacia la igualdad de género impulsa la economía. Los números son contundentes y deben mejorar lo antes posible. No podemos seguir pagando este costo.

Referencias

  • Banco Mundial. (2020). Jugar un partido desigual, Diagnóstico de Género en Uruguay.
  • World Economic Forum. (2020). Global Gender Gap Report 2020.
  • CEPAL, & ONU Mujeres. (2020). Brechas de género en los ingresos laborales en Uruguay.