Como de una Copa América a un Mundial, crece la exigencia para la lechería uruguaya

El Observador

Pablo Chilibroste participó en el Foro Inale 2021 y explicó que Uruguay debe mejorar en algunos aspectos al momento de competir en los mercados internacionales


Para Pablo Chilibroste –es profesor titular del Departamento de Producción Animal y Pasturas – Bovinos de Leche de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República– la lechería uruguaya está en una competencia internacional y en ese escenario “no es lo mismo jugar una copa sudamericana que ir al Mundial, a donde cada tanto vamos a jugar, y hoy no estamos ni entrenando ni practicando con las exigencias que requiere jugar un Mundial ”, reflexionó estableciendo un paralelismo con el fútbol.


Chilibroste fue uno de los expositores en el Foro Inale 2021 , organizado por el Instituto Nacional de la Leche (Inale), donde consideró el tema de la competencia de la lechería en los mercados internacionales, detallando lo que se está haciendo bien y lo que no en ese ámbito.


El investigador comentó a El Observador que hay varias áreas en las que Uruguay compite con dificultad , y una de ellas es en la alimentación del ganado lechero. Uruguay tiene menos eficiencia que otros países al convertir la materia seca en leche , aunque se hace con alimentaciones parecidas, mencionó.


Otro punto de dificultad es la reproducción y la salud de los animales que, dijo, tienen niveles “claramente subóptimos” . Por otro lado, los procesos de recría “son tiempos bastante largos y terminan siendo caros” , complementó.


El sistema de producción lechera uruguayo, que combina pastoreo con suplementación, demuestra ser muy potente y muy bueno , explicó, pero eso también hace que sea “muy exigente y demandante”, ya que tiene muchos procesos integrados que requieren un abordaje multidisciplinario, para el que se deben implementar niveles crecientes de capacitación, “para hacerlo cada vez mejor”.


En el evento, que se desarrolló de forma virtual, el investigador mostró que entre 2015 y 2020 –un período que definió como “de crisis”– un tercio de 400 tambos que se monitorearon crecieron entre un 4 y un 5%; otro tercio entre un 2 y un 3%; y el restante que en 2015 y 2016 estaba fuera de negocio permaneció en un “plafón de no crecimiento” y sigue estando fuera de negocio, con una ganancia que les permita reinvertir y continuar generando ingresos.


Según dijo, los sistemas de investigación muestran que las perspectivas a futuro son positivas , porque el sistema de producción uruguayo tiene margen para seguir creciendo, pero insistió en que se debe prestar atención a las exigencias del mercado internacional, donde Uruguay ahora compite con Europa, Oceanía o Estados Unidos.


“Los últimos 20 años, cuando Uruguay trabajaba para el mercado latinoamericano, Brasil, México, Venezuela y Cuba eran los mercados, y esto no era un gran problema porque competíamos por cercanía y barreras arancelarias, pero ahora la competencia internacional cambió y las exigencias subieron”, advirtió.


Hay potencial para competir
En el terreno de la inversión y en cómo se estructura la institucionalidad pública y privada para darle soporte a los productores “damos una ventaja enorme” y “estamos muy lejos de lo que están haciendo los países que compiten con nosotros”, destacó.

No solo afecta a la competencia que los otros países tengan niveles de inversión más elevados que los uruguayos, sino también que trabajen “de forma más articulada y utilicen los recursos de forma mucho más eficiente”, expuso.


Resaltó que otros países tienen un modelo de análisis y de apoyo a los productores “muy integrado en las distintas áreas tecnológicas, de servicio, capacitación, transferencia y manejo del riesgo, lo que no está ocurriendo en Uruguay”, y que eso es necesario para avanzar.


Cada año “nuestros competidores se están moviendo con mucha más rapidez”, añadió.

Si estos procesos se integran en Uruguay, las chances de competir mejorarán significativamente, sostuvo, porque por cada peso invertido por los productores habrá más rédito y en la sinergia entre instituciones se verá la potencialidad.


El investigador insistió en que es necesario crear un ámbito de trabajo compartido , del que hay antecedentes que demuestran que esa forma de empleo es muy positiva para el desarrollo del sector.

Acerca de cuánto tiempo cree necesario para revertir la situación, dijo que cuanto antes se logre una mirada compartida sobre este tema y se haga un esfuerzo en una dirección “un poco diferente”, mejor será para la lechería, los productores y la sociedad.


“Esto no es una alarma , es más un llamado de atención, pero no solo ni principalmente a los productores, sino al conjunto de la institucionalidad pública y privada en torno a la lechería, de que tenemos potencial para jugar este partido y para competir muy bien, pero debemos incorporar prácticas que no tenemos”, indicó.

Jugar en una liga superior
El investigador, con base en los datos que presentó en el Foro Inale 2021, señaló que un tercio de los tamberos están compitiendo “muy bien, con mucho dinamismo y capacidad de inversión”; un tercio “se está moviendo un poco más lento”, no por no conocer las tecnologías, sino por tener otro tipo de barreras para incorporarlas, desarrollarlas y entrar en la dinámica; y el otro tercio de los productores de leche, con los márgenes que están obteniendo, “es muy difícil que puedan competir en este contexto”.


“El problema que tenemos es que cambiamos de liga y tenemos que hacer más cosas si queremos permanecer en esta liga”, concluyó Chilibroste.


La lechería entra en una fase de recuperación
Tras el Foro Inale 2021, el presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Álvaro Lapido, destacó a El Observador que hay optimismo en el sector lechero.


“La lechería está entrando en una fase de recuperación. La demanda ha subido, los precios son mejores y se está captando un mejor margen en el negocio”, sostuvo Lapido.


Destacó que fue importante la participación de Gabriel Giudice, Ignacio Munyo, Francisco Rostán y Pablo Chilibroste como expositores: “Son cuatro técnicos que conocen la lechería y sus problemáticas”.


Según resaltó, la evaluación del evento es muy positiva , basada en la importancia de discutir el contexto en el que se encuentran los productores, la industria y la situación de competitividad que vive el sector.

Lapido sostuvo que proyectar el futuro del sector puede ser un desafío, pero que desde el Inale hay optimismo ya que se nota “una fase de recuperación”.


Indicó que fue muy bueno hablar sobre temas de competitividad, posibles escenarios futuros, situación de la producción primaria y la industria y la necesidad de invertir en investigación y transferencia.


Los mensajes de Uriarte en el Foro Inale 2021
El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, participó en la apertura del Foro Inale 2021, organizado por el Instituto Nacional de la Leche (Inale).


Destacó que la industria pasa por un buen momento.


“Quién iba a soñar, cuando reinstalábamos el Inale con las nuevas autoridades, que un año después íbamos a estar frente a este escenario positivo, de rebote en pleno clima de pandemia y luego de haber sufrido dos secas”, dijo, y resaltó que el escenario mundial se muestra demandante y optimista y que “debemos ser capaces de aprovecharlo de la mejor manera”.

Un negocio que –sostuvo– permite un rubro extra “que no es menor para la familia del tambero”, es la exportación de terneras Holando a China y la producción de carne con base en machos de la raza, “diversificaciones que se deben tener en cuenta”.


Además señaló que la leche y también la carne están “sufriendo ataques con narrativas que no se afilian realmente a la realidad; solo la leche es leche y en eso tenemos que hacer hincapié”, indicó el ministro.