El Índice Ceres baja levemente, mientras el sector agropecuario da señales de crecimiento

Todo el Campo

El dato no significa que regresemos a la recesión, aclaró Ceres; además la agropecuaria da señales de crecimiento que permitirían que la economía se recupere con mayor firmeza que la registrada en los últimos meses. Hébert Dell’Onte – Montevideo – TodoElCampo – En febrero la recuperación económica entró “en nueva pausa”, según el Índice Líder de Ceres (Centro de Estudio de la Realidad Social) que tuvo una baja del 0,9%. Pero “el sector agropecuario da señales positivas que pueden contribuir a crecimiento general”.
Aunque leve y baja al fin, se marca “una pausa en la tendencia de recuperación que traía en los dos meses anteriores, y ratifica un comportamiento errático iniciado en el último trimestre del año pasado”, señala Ceres.
Esa situación muestra “problemas en varios sectores”, y advierte que hay “algunos datos preliminares (que) insinúan que el próximo registro podría seguir en este camino” de caída. Pero eso “no significa una vuelta a la recesión, sino que la temporada de verano -con cierre de fronteras y otros impactos negativos de la pandemia- dificulta la recuperación en sentido lineal”.
El sector agropecuario, motor de la economía del país, marca la diferencia: “Hay señales positivas para el sector agropecuario”, y “de confirmarse, permitirían a la economía uruguaya a una recuperación de mayor firmeza a la registrada en los últimos meses”.
El reporte aclara que el ILC es “un anticipador de tendencia en la actividad”, y si se quiere realizar “un cambio de tendencia, son necesarias tres tasas con signo diferente al que se traía previamente”.
Por otra parte, el Índice de Difusión de febrero fue 40%, “lo que muestra que menos de la mitad de las variables que componen el ILC presentaron tasas positivas en el mes”. En julio, ese indicador había sido del 60%, en agosto 70%, setiembre 80%, octubre 50%, en diciembre y enero 80% y en febrero 40%.
LA AGROPECUARIA INICIÓ EL AÑO CON EL PIE DERECHO.
Respecto a la producción agropecuaria, Ceres destacó que “comienza el año con perspectivas de aumento que compensan la baja registrada en 2020”.
“En los granos hay buenas perspectivas”, con la soja que ha repuntado fuertemente y el arroz con ventas a Irak a buenos precios.
La ganadería ha tenido un “alza de precios, combinado con la mejora climática” que incide “positivamente” en los resultados. “La faena para exportación de carne de alta calidad con destino a Europa está sumando señales positivas”.
Por parte del rubro ovino, “viene de una baja fuerte de stock de animales en 2020, no puntual, sino como tendencia de los últimos años. Esto podría seguir en este año, pero hay estimaciones sobre demanda de China, que, si se concretan, podrán recomponer la demanda de carne ovina y vestimenta”, señala Ceres.
LOS DATOS DE ENERO.
El documento ILC pone el foco en la ganadería vacuna, la lechería y la exportación de madera.
GANADERÍA – Al respecto puntualiza que la faena de vacunos “aumentó 5,2% en enero respecto al mes anterior, en términos desestacionalizados, y se encuentra 30% por encima del volumen faenado en igual mes del año anterior”.
La exportación de carne de vacuno medida en toneladas “se ha mantenido constante (0,1% respecto a diciembre, desestacionalizado), y está 25% por encima de su nivel de enero de 2020”.
LECHERÍA – En el sector lechero, la remisión a plantas aumentó “1,9% en enero (desestacionalizado) respecto a diciembre, y se ubicó 6,2% por encima del dato de enero 2020”. En todo 2020 la remisión aumentó 5,9% respecto a 2019.
MADERA – “Las solicitudes de exportación de madera fueron 0,2% inferiores en enero (contra mes anterior y desestacionalizado), mientras que en la comparación con un año atrás se encuentra 9% por encima. En el total del 2020 había sido 9,4% inferior al año anterior”, expresa el informe.
ENERGÍA Y COMBUSTIBLES.
Otros de los capítulos del análisis de Ceres refieren a la energía y los combustibles, dos indicadores fundamentales sobre los costos de la producción.
ENERGÍA ELÉCTRICA – En lo residencia, la facturación de energía eléctrica “disminuyó 6,8% en enero respecto al mes anterior (desestacionalizado) y fue 4% inferior que un año atrás, enero de 2020”.
En el área “no residencial, la facturación de energía eléctrica dio baja en enero respecto al mes anterior, desestacionalizado (-0,9%), y está 4,7% por debajo de enero de 2020”.
“En todo 2020 la facturación a residencias aumentó 5,4%, mientras que a industria cayó 3,7%”.
COMBUSTIBLE – El enero las ventas de gasoil aumentaron “2,4% (mensual, desestacionalizado), pero están en niveles inferiores a un año atrás (caída interanual de 11,1%)”. La nafta vendida en enero “cayó 3,9% respecto a diciembre (desestacionalizado). “En relación con un año atrás, se visualiza una caída de 19,3%”.
Si se comparan las ventas de 2020 respecto a 2019, el gasoil cayó en sus ventas un 2,5%, y las naftas 6,8%.
Todos los gráficos fueron elaborados por Ceres.