El papel del Estado en un evento sindical

El papel del Estado en América Latina fue el tema de un conversatorio, organizado por la Confederación de Funcionarios del Estado (COFE), en el Palacio Legislativo, en el marco de celebraciones por los 58 años de vida de esta organización sindical, en el cual intervino el economista Ignacio Munyo, director ejecutivo de CERES.

El evento, realizado el pasado 24 de agosto en el Salón de los Pasos Perdidos, en el que también hablaron referentes de gremios estatales de la región y de Uruguay, así como expertos, cerró con palabras de Julio Fuentes, presidente de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales (CLATE) y el expresidente José Mujica.

Entre el público presente se destacó la presencia de Enrique Iglesias, expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y excanciller de Uruguay; el ministro de Trabajo, Pablo Mieres; la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse; el director de la Oficina Nacional del Servicio Civil, Conrado Ramos; autoridades y legisladores de diferentes partidos; dirigentes sindicales, como el presidente del PTI-CNT, Marcelo Abdala; y representantes de la sociedad civil.

Organizado en tres mesas redondas, los expositores coincidieron, aunque con diferentes énfasis, en el papel del Estado en el desenvolvimiento de la sociedad y su aporte en el fortalecimiento de la democracia.

También hubo referencias a la función importante de las organizaciones sindicales.

Munyo, a su turno, hizo foco en el rol central del Estado en el futuro del trabajo.

Mencionó un estudio de CERES que revela un dato preocupante: más de 500 mil uruguayos están en condiciones de “alta vulnerabilidad laboral”. Se trata de trabajadores “rutinarios y poco calificados” que están siendo sustituidos por “máquinas y programas de computadoras”, advirtió.

En concreto, el director ejecutivo de CERES se refirió al papel del Estado para la trasformación educativa y propuso la instauración de una “renta esencial”, una partida de dinero que garantice un ingreso mínimo.

Munyo reivindicó un Estado que ayude “a solucionar problemas a las personas” y que tenga la suficiente capacidad para adaptarse a los cambios globales.

Por su parte, el dirigente Fuentes, de la CLATE, defendió un Estado fuerte, para atender las necesidades de los sectores vulnerables, y más democrático, y deslizó críticas al funcionamiento del Estado en la región.

En tanto, la vicepresidenta Argimón explicó el papel de los sindicatos en el país y la importancia del Estado: “en nuestro país formar parte de los sindicatos es una tradición y la presencia del Estado es muy importante en el relacionamiento y rol de servidores públicos y en cómo nos visualiza la población”.

El expresidente Mujica, al cierre del conversatorio, dijo que el Estado en un reflejo de la comunidad en que se vive y, en ese sentido, reflexionó sobre las características de la sociedad de consumo.

En su opinión, los trabajadores deberían tener una actuación central para contrarrestar una cultura de la “acumulación”.

“Sueño que los trabajadores del Estado del futuro tengan una capacitación especial, con una cultura que lo haga ser más eficientes y ejercer más democracia de la que hoy tenemos”, dijo Mujica.