La gran democracia uruguaya, un ejemplo que estudiar

La Razón – Perú

 

Con la presencia del ministro de Cultura, Alejandro Salas y otras autoridades nacionales, la Embajada del Uruguay y el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social del Uruguay (Ceres), se presentó -en la Biblioteca de San Isidro– el libro “Uruguay: democracia en marcha” y se proyectó el documental “Pueblo Soberano”.

El libro, editado por Ceres, contiene fotografías inéditas de los cambios de mando en ese país, desde la vuelta a la democracia en 1985 a la fecha, y el citado documental repasa el período constitucional democrático más extenso de la historia uruguaya, con testimonios de referentes.

37 años de democracia ininterrumpida

La diplomática uruguaya Analia Maguna Piedrabuena destacó el valor que los uruguayos otorgaron a la democracia y la institucionalidad.

“Desde la asunción a la presidencia del doctor José María Sanguinetti, en marzo de 1985 a la fecha, Uruguay vive el periodo más largo de profunda democracia ininterrumpida desde la Jura de la Constitución, con el traspaso del mando del Dr. Tabaré Vázquez al doctor Luis Lacalle Pou, se cerraron 37 años de gobiernos democráticos y el camino sigue su marcha hacia adelante”, indicó Maguna. Uruguay es un país reconocido internacionalmente por su seguridad jurídica, estabilidad institucional y por ser una democracia plena.

Fotografías y testimonios de impacto

A su vez, el funcionario de Ceres, Daniel Supervielle, explicó que su institución es un think tank independiente de Uruguay, cuya misión es generar productos de investigación, que busca sensibilizar a los hacedores de las políticas públicas con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los uruguayos.

Relató que de una pequeña muestra fotográfica que se pensó realizar sobre la democracia uruguaya, se hizo un gran evento en las calles de Montevideo con la presencia del presidente, exmandatarios y representantes de todas las instituciones y gente de a pie, llenando la plaza con cientos de miles de personas, escenificando un gran ambiente democrático. El libro “Uruguay: democracia en marcha”, se presentó -antes de venir a Lima- en Washington, Madrid y por la Unesco.

Perfeccionamiento de la democracia

En su turno, el profesor Rafael Casado, director Académico de la carrera de Relaciones Internacionales, de la Facultad de Derecho de la UPC, afirmó que el evento “no tiene otro sentido sino el reconocer y homenajear las diversas acciones desarrolladas por distintos gobiernos democráticos uruguayos, sus instituciones y su pueblo, a partir del año 1985, en favor de consolidar, fortalecer progresivamente este preciado bien”. “Adicionalmente -agregó- este acto es un incentivo, un llamado de atención a todos, a continuar trabajando en la senda del perfeccionamiento continuo de la democracia”. El intelectual recordó que The Economist publicó un artículo, que afirma que el Uruguay se encuentra en la categoría de democracia plena, junto a Noruega, Islandia, Suiza, Nueva Zelanda, entre otros y especificó que en las Américas se ubica en el primer lugar, seguida por Chile y Costa Rica.

Consulta popular refuerza la democracia

Luego de definir el concepto de democracia y sus instituciones, Casado se refirió a que en Uruguay “se realizaron en los últimos años dos mecanismos importantes de democracia directa. Estos son el referendo y el plebiscito, instrumentos de expresión de la voluntad popular frecuentemente utilizados”.

Por ejemplo, dijo, en el lapso 1985-2020, se realizaron 16 consultas populares y ello solo refuerza la democracia. “A juicio de unos analistas políticos, estos instrumentos políticos han servido de válvulas de escape para liberar tensiones sociales y al mismo tiempo herramientas de fortalecimiento de la democracia uruguaya”, expresó.

También destacó que Uruguay fue el primer país de América y sexto en el mundo que otorgó el voto a la mujer y que hay una activa presión pública en defensa de la democracia.

Libertad de expresión

“Uruguay es un país referente en la libertad de expresión, que es plena y no se registran periodistas asesinados, secuestrados, ni perseguidos a diferencia de los que sucede en otros países de América Latina”, mencionó. Evocó dos expresiones del expresidente español Felipe Gonzáles: “la democracia no garantiza el buen gobierno, lo que garantiza es que echamos al que no nos gusta… Cuando se vive en democracia se pierde un cierto aprecio por la democracia, se recupera el aprecio, cuando se pierde”.


Daniel Supervielle: “La esencia de la democracia es la cultura ciudadana”

-¿La democracia en Uruguay es ejemplar? Es una de las pocas democracias plenas en el mundo y creo que los uruguayos hemos trabajado mucho para que así sea, no solo los ciudadanos premiando a los políticos que saben vivir en democracia y que creen en la democracia republicana, sino también poniéndolos en punta cuando alguien quiere salirse del cauce. Es una mezcla, la ciudadanía exige a los políticos una forma democrática y los políticos saben que no se pueden ir de mambo, eso es lo que los actuales expresidentes reconocen eso.

Supervielle: “Primero es el ciudadano, luego el partido político y después la democracia”

-¿Es exportable su democracia? Es una pregunta muy interesante que merece una reflexión. Yo no sé si es exportable o no porque cada país tiene su propia cultura política, sí creo que es un manantial al cual mirar. Es un lugar que funciona bien, acá se respeta, acá hay libertades individuales, libertad de expresión, separación de poderes, hay representación, hay referéndum, plebiscitos y cambian los presidentes y no hay una revuelta social, ni violenta. Entonces, preguntarse ¿por qué en Uruguay funciona y en otros países no? Creo que es un buen ejercicio, para luego adaptarlo a la realidad política de cada país.

-¿Es fácil la democracia en Uruguay porque tiene solo tres millones de habitantes? Sin duda es más fácil, pero no por eso deja de ser un modelo que vale la pena estudiar. Yo no estoy diciendo que hay que exportar la democracia uruguaya, pero sí vale la pena mirarla,  porque en América Latina creo que ejemplos como nuestro sistema de partidos, el mismo Frente Amplio, que nuclea partidos de izquierda, se han exportado tanto en Chile como en Costa Rica, se han tomado ejemplo de Uruguay para procesar las ofertas electorales, entonces, sí creo que es más fácil, pero no porque sea más fácil, uno tiene que decir ´ah porque son tres millones´, porque hay países más chiquitos cuya democracia es un desastre. Vale la pena estudiar a Uruguay.

-¿Son los partidos políticos la esencia de la democracia? No, creo que la esencia de la democracia es la cultura ciudadana. Es el individuo, es el ser humano que se da cuenta que en libertad y con democracia y respetando al adversario político, puede lograr cosas muy importantes. Eso se expresa después en un partido político, que es el instrumento institucional con lo cual se expresan esos ciudadanos. Entonces primero el ciudadano, luego el partido político, después la democracia uruguaya.