Misión Dubái

Por Ignacio Munyo

Hace años que insistimos con que hay una enorme oportunidad comercial para el Uruguay en el Medio Oriente. Lo estudiamos y lo fuimos a ver en persona, varias veces. Nos convencimos de que vale la pena. Fue así que decidimos armar una misión empresarial a Dubái.

La relación comercial entre Uruguay y Emiratos Árabes es muy inferior a su potencial, que es grande por las complementariedades existentes. Para avanzar no dependemos de nadie: ni de TLC, ni de vistos buenos del Mercosur. Tanto Brasil como Argentina tienen vínculos de negocios proporcionalmente mucho más profundos que el Uruguay.

La Cancillería hace años que trabaja en el tema. El año pasado entró en vigencia el Acuerdo para la Promoción y Protección Recíprocas de Inversiones entre Uruguay y Emiratos Árabes Unidos. Este se suma al vigente Convenio para evitar la Doble Imposición y prevenir la Evasión Fiscal en materia de Impuesto a la Renta y al Capital, que fue aprobado en 2016, y a la Exención de Visa firmada en 2018, lo que formaliza el libre movimiento de ciudadanos.

A fines de febrero, el Presidente y varios Ministros fueron recibidos por el jeque y príncipe heredero de Abu Dhabi. Una reunión que estaba prevista para 20 minutos, se extendió una hora y media. Al otro día, el jeque de Dubái, que es el Primer Ministro de Emiratos, acompañó al presidente Lacalle Pou al pabellón de Uruguay en la Expo, lo que fue una distinción: solo había estado presente en tres pabellones desde el arranque.

“Los Emiratos se presentan como la puerta de acceso del occidente al oriente (4.000 millones de personas)”, nos decía en el evento de lanzamiento de la Misión Dubái el presidente del BROU, Salvador Ferrer, quien formó parte de la comitiva oficial. Y agregó: “ellos hablan siempre de la importancia de la seguridad alimentaria” que tanto necesitan. Pero las oportunidades de negocios son mucho más amplias e incluyen múltiples rubros”.

Junto con un gran equipo de Ceres diseñamos la Misión Dubái en acuerdo con Dubai Chamber y contamos con el apoyo permanente de la representación diplomática de Uruguay en Emiratos, así como de Cancillería. Se conformó un grupo de más de 20 personas con intereses en diversos sectores que incluye el agro, la lechería, tecnología, infraestructura, logística, servicios profesionales, salud y deporte.

La agenda incluye recorrer una selección especial de pabellones de la Exposición Universal (Expo Dubái), que termina el 31 de marzo luego de haber recibido a cerca de 20 millones de personas, y que no tendrá nada comparable hasta Osaka 2025 (Japón). En octubre visité decenas de pabellones para analizar la estrategia de los distintos países y encontré una fuente inagotable de inspiración, que estoy seguro se va a reproducir en el grupo que nos acompaña a Dubái la semana que viene.

La agenda también incluye participar en el Foro Global de Negocios Emiratos-América Latina, un megaevento comercial organizado por Dubai Chamber que incluye como expositores a los Presidentes de Brasil y Colombia, así como múltiples instancias de networking.

La oportunidad existe y la puerta está abierta. El sector público cumplió y ahora es el sector privado que tiene que tomar la posta. No hay excusas; sí dificultades, que no son más que las naturales que surgen de hacer negocios.