Por qué un experto australiano dice que “no es buena opción” que Uruguay arranque por TLC con China

El Observador 

Gary Banks, expresidente de la Comisión de Productividad de Australia, mantuvo una reunión con el director ejecutivo de Ceres, Ignacio Munyo.

En el marco de una misión organizada por la Embajada de Australia en Argentina, concurrente con Uruguay, el director ejecutivo de Ceres Munyo mantiene en esta semana una serie de reuniones en Melbourne, Canberra y Sydney.

El objetivo de la misión es entender de primera mano el proceso de reformas estructurales llevada a cabo por Australia en los últimos 30 años , que logran posicionar de nuevo países entre los de mayor ingreso per cápita y desarrollo humano.

Australia introdujo una reducción unilateral de tarifas a las importaciones que fue clave para impulsar la productividad del país a través de reformas de la eficiencia de más empresas públicas, de la educación y capacitación de los trabajadores y de la flexibilización de la regulación laboral.

“La clave fue ofrecer compensaciones no salariales a los trabajadores de lo sindicatos involucrados, en especial a los sindicatos del sector público” le dijo a Munyo Martin Ferguson, el legendario exlíder sindical y referente del Partido Laborista quien fue presidente del Consejo Australiano de Sindicatos en el momento clave de las reformas; y luego ministro de Recursos y Energía y Ministro de Turismo.

A continuación, Munyo fue recibido por el actual presidente y los miembros del directorio (Comisionados) de la Productivity Commission: un organismo consultivo del Estado Federal australiano (fundado en 1998), que ofrece asesoramiento y análisis independiente a los gobiernos de turno en todo el proceso de reformas, desde la gestación a la comunicación.

En una larga jornada de trabajo, el directo ejecutivo de Ceres presentó el caso de Uruguay, con necesidad de reformar similares a la que exitosamente logró impulsar —y mantener con paso de gobiernos de la coalición Liberal/Nacional y del Partido Laborista— Australia en las últimas décadas. Michael Brennan, chairman de la Productivity Commissio n y el resto de las autoridades presentaron la misión, tareas y funcionamiento de la institución.

“Fue un profundo y productivo intercambio de información, muy útil como insumo para nuestro trabajo de impulsar el debate informado para mejorar la calidad de las políticas públicas en Uruguay”, concluyó Munyo, luego de la extensa reunión.
La agenda en Melbourne siguió este martes 19 con un almuerzo con Gary Banks, primer presidente de la Productivity Commission , quien tuviera un papel protagónico en el análisis objetivo del impacto económico y social, así como de la comunicación de las reformas llevadas a cabo.

En 2007 fue galardonado con el honor de ser Oficial de la Orden de Australia por su servicio público en el desarrollo de políticas públicas. Al igual que Ferguson, B anks aseguró que “la apertura comercial fue la primera de todas las reformas”.
“Empezar el proceso de profundizarían de la apertura comercial con China no es una buena opción para Uruguay, sería mucho mejor empezar con el CP-TPP”, fue el consejo que Gary Banks le transmitió a Munyo en esa reunión.

Y fue enfático al afirmar: “Australia no ganó nada con el TLC con China”. “No hay estado de Derecho, ni reglas claras y menos transparencia en la relación con China”, aseguró.

A diez meses del inicio de las conversaciones formales, Uruguay y China finalizaron la pasada semana el estudio de factibilidad conjunto y comenzarán la negociación formal para alcanzar un Tratado de Libre Comercio (TLC). Se trata de la primera vez que ambos países alcanzan esta instancia de la negociación comercial.

Finalmente, la misión termina en Sydney donde Munyo tiene previsto reunirse con autoridades de la Cámara de Comercio y con el ex Primer Ministro John Howard (1996-2007), clave en todo el proceso de reformas estructurales de Australia.