Según el Índice Líder de Ceres, la actividad volvió a crecer por quinto mes consecutivo

Todo el Campo

Precios altos en la comparativa histórica de los productos que Uruguay exporta, y un incremento en la demanda internacional -sobre todo por parte de China – hacen que la agropecuaria sea uno de los motores de la economía local.

Montevideo – TodoElCampo – En agosto, el Índice Líder de Ceres tuvo un incremento del 0,8%, y se afirma la tendencia al alza de la actividad que muestra un crecimiento que se inició en abril, y deja atrás un primer trimestre de baja de actividad. El agropecuario es el sector que sigue empujando la recuperación de la actividad, y sus perspectivas de crecimiento siguen siendo buenas.

Con el 0,8% de crecimiento del Índice Líder del Centro de Estudios de la Realidad Económica (Ceres) en agosto, se confirma el alza la actividad que comenzó un proceso de recuperación en abril.

El dato confirma cinco meses seguidos de tasas positivas para la economía del país, lo que da muestra de una recuperación firme, aunque el ritmo de suba no sea suficiente como para volver al nivel previo al estallido de la emergencia sanitaria, expresa.

Además, es relevante que el aumento de agosto es generalizado en los componentes del Índice Líder de Ceres (ILC).

El efecto del plan de vacunación masiva reflejado en una baja fuerte y progresiva de los contagios de Covid-19, lo que ha permitido recuperar actividades suspendidas o limitadas por restricciones sanitarias, señala.

El ILC -que es un anticipador de tendencia en la actividad- ha demostrado ser efectivo para detectar en setiembre la salida de la recesión (confirmada por el Banco Central en diciembre) y también para identificar en noviembre que había dificultades para que la salida se hiciera con firmeza (reportado luego por el BCU, a mitad de enero), y también fue útil en marzo para anticipar la contracción del primer trimestre (reflejada en el informe de PIB que dio el BCU a fin de junio).

Ahora, el ILC anticipa que en agosto se consolida la senda alcista iniciada en el segundo trimestre.

Entre noviembre 2019 y junio 2020, el Índice Líder cayó ocho meses seguidos, luego se recuperó y registró cuatro meses positivos (julio – octubre), pero dio negativo en noviembre, positivo en diciembre y enero, negativo en febrero y marzo, y positivo en abril, mayo, junio, julio y agosto.

El Índice de Difusión de agosto fue 90%, lo que muestra que la amplia mayoría de las variables que componen el ILC dieron tasas positivas en el mes. Este indicador es complementario del Índice Líder y mide la amplitud de la base de sustento de su movimiento mensual, ya que considera la proporción de las variables del ILC con tasas positivas en cada mes.

El Índice de Difusión había sido 60% en julio, 70% en agosto, 80% en setiembre, 50% en octubre y noviembre, 80% en diciembre y enero, 40% en febrero, 50% en marzo y abril, 80% en mayo, 70% en junio y 90% en julio y en agosto.

El informe de Ceres incorpora variables de los siguientes sectores: Agropecuario, Industrial, Construcción, Comercio y servicios, Energía, Telecomunicaciones, Financiero y otros.

EL SECTOR AGROPECUARIO HA EMPUJADO LA ACTIVIDAD.

El sector agropecuario ha empujado la recuperación de la actividad, y sus perspectivas de crecimiento siguen siendo buenas. Precios altos en la comparativa histórica de los productos que Uruguay exporta, y un incremento en la demanda internacional -sobre todo por parte de China – hacen que el sector sea uno de los motores de la economía local.

MERCADO GANADERO – El mercado del ganado es responsable de buena parte del empuje. Gracias a los buenos precios y a una demanda de China que es pujante, los niveles de faena de bovinos son altos respecto a años anteriores.

En setiembre tendrá lugar la licencia en frigoríficos, lo que generará baja en el nivel, pero se espera continúe la tendencia alcista para próximos meses.

En octubre es posible que retornen las cuadrillas kosher, y en noviembre se espera el próximo periodo de faena de cuota, lo que genera buenas perspectivas en el corto plazo.

A su vez, se espera que la demanda de China continúe en buenos niveles, por lo que las expectativas a nivel de precio son buenas.

Respecto a la oferta, en el mundo comienza a haber escasez, dado que no es capaz de satisfacer la creciente demanda del país asiático y eso representa una oportunidad para Uruguay, que cuenta con capacidad instalada superior a la que se utiliza.

CELULOSA – La celulosa es, en el acumulado del año, el segundo producto en exportaciones (en dólares, detrás de la carne), y el repunte de los precios de los últimos meses y la mayor demanda hizo crecer las ventas externas 20% en el acumulado del año (interanual).

Las exportaciones de madera, de menor magnitud, se duplicaron entre mismos periodos de comparación.

SOJA – Las perspectivas respecto a la soja no son iguales: la temporada fue buena, con aumento de 41% de exportaciones en el acumulado del año (en dólares e interanual), pero el incremento se debió únicamente a mejores precios, ya que hubo volúmenes bajos de cosecha. No se visualiza que el precio internacional continúe la tendencia alcista de principios de año y en los últimos meses ya se dio una caída.

TRIGO – Con el trigo las perspectivas son similares. Luego de una muy buena temporada – se triplicaron las exportaciones en dólares gracias a subas de precio, demanda y volúmenes cosechados – no se espera que el precio se mantenga en estos niveles.

FAENA DE VACUNOS – La faena de bovinos aumentó 10% en julio respecto al mes anterior, en términos desestacionalizados, y se encuentra 54,3% por encima del volumen faenado en igual mes del año anterior.

CARNE – La exportación de carne bovina en toneladas aumentó en julio (11,7% respecto a junio, desestacionalizado), y está 39% por arriba de julio de 2020.

LECHE – La remisión de leche a plantas industriales aumentó 2% en julio (desestacionalizado) respecto a junio, y se ubicó 6,5% arriba de un año atrás. En el acumulado del año, la remisión de leche ha sido 5,7% superior a igual periodo de 2020, y 11% superior con respecto a 2019.

FALTA DE CONTENEDORES.

Un problema para el sector exportador está en la falta de contenedores y dificultades para embarque, lo que puede afectar algunas variables de comercio, no por oferta o demanda de productos, sino por cuestiones de logística.