Si la lechería produce 30% más, generaría 2,6% del PIB

Rurales El País – Según estudio de Ceres aportaría US$1.300 millones más

Un incremento de 30% en la producción del sector lácteo, utilizando su capacidad ociosa, tendría un impacto total en la economía uruguaya de US$ 1.300 millones que representan el 2,6% del Producto Interno Bruto (PIB), según demostró un trabajo técnico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres).

La investigación fue presentada por su director, el Director Ejecutivo de Ceres, Ignacio Munyo en la sede de la Sociedad de Productores de Leche de Florida (SPLF), dejando en claro el potencial que tiene el sector y lo importante que es para el Uruguay, porque ese incremento de la producción generaría 8.500 empleos directos e indirectos.

Uruguay produce 16,6 litros de leche por vaca por día y en caso de pasar al nivel de Argentina -donde se producen 21,4 litros por vaca/día-, implicaría un aumento del 29% de la producción. “Los datos vinculados a la industria muestran que se utiliza un 70% de la capacidad instalada, por lo que es razonable suponer que se podría aumentar la producción en 30%”, destacó el trabajo de Ceres.

El sector lácteo comprendió el 8% del total de exportaciones uruguayas en 2020 (US$ 690 millones), siendo el 75% de la producción total. La leche en polvo explica más del 70% de las ventas de la lechería al exterior, seguido por los quesos (15%) y la manteca (7%). Argelia (24%), China (23%) y Brasil (22%) han sido los principales destinos de los productos lácteos, aunque existen barreras arancelarias para ingresar al país africano -Uruguay paga un 5% de arancel, al igual que Argentina, Nueva Zelanda y Países bajos- y al gigante asiático, donde el arancel es de 10%. “La perspectiva de firmar un Tratado de Libre Comercio con China sería de enorme beneficio para el sector, pero tampoco es conveniente depender únicamente de China para comprar nuestros productos”, remarcó el Director Ejecutivo de Ceres al presentar el estudio en Florida. “China está aumentando notoriamente su producción de leche para abastecer su demanda interna y probablemente compre menos lácteos de afuera en el futuro”, analizó el documento.

Una de las preocupaciones que releva el trabajo de Ceres, es el alto endeudamiento del sector lechero, que a nivel de productores “pasó de US$ 71 millones a US$ 333 millones” y en la industria láctea pasó de US$ 74 millones a US$ 223 millones” desde 2010 hasta setiembre de 2017.

“Los productores afirman que los créditos que reciben son de muy corto plazo y no se ajustan al flujo de fondos de los proyectos. Además, casi la totalidad de los créditos (97%) están indexados en dólares y los ingresos de los productores son en pesos”, reveló la presentación. Como uno de los desafíos para el sector, se planteó “la inversión en tecnología para mejorar la productividad”, pero se admitió que “la reconversión de capital humano no es inmediata: hay un costo asociado a aprender a usar las nuevas tecnologías y algunas de ellas pueden dejar a algunos trabajadores obsoletos”. El sector lácteo es uno de gran trayectoria e importancia en nuestro país y a medida que el mundo se globalice sus ventajas desaparecerán.