Uruguay XXI proyecta repunte de 10% en las exportaciones en 2021

Búsqueda

La agencia gubernamental prevé crecimientos en la carne bovina, celulosa, soja y lácteos, aunque ve `riesgos latentes`

A pesarde la alta ¡ncertidumbre que todavía existe en los mercados por la pandemia de Covid-19, para el Instituto Uruguay XXI gubernamental el escenario global se muestra más conveniente que un año atrás para colocar la producción nacional, por lo que corrigió al alza la proyección realizada en diciembre pasado. Según sus estimaciones, este año las exportaciones uruguayas de bienes ascenderán a US$ 8.887 millones, un aumento de 10% respecto al 2020.

De constatarse, ese incremento sería el mayor registrado desde el 2011, aunque la cifra de las colocaciones aún estaría 4% por debajo del total exportado en 2019, antes del shock del coronavirus.

Por el impacto económico de la pandemia, las ventas de Uruguay al mundo cayeron 12,5% en promedio el año pasado, la mayor retracción en la última década. Hubo bajas generalizadas tanto por destinos como por productos, en especial soja, carne bovina y celulosa. Para el 2021 el instituto proyecta que algunos de estos rubros empujarán la recuperación en precios y volúmenes (salvo la celulosa, que mantendrá las toneladas exportadas).

Prevé que la carne bovina liderará la canasta exportadora del país con un aumento de 10% y ventas por US$ 1.747 millones, en segundo lugar se ubicará la celulosa con envíos por US$ 1.187 millones (8% más) y en el tercer puesto la soja, con negocios por US$ 947 millones (suba de 26%). Luego seguirán los lácteos (9%), el concentrado de bebidas y el arroz (con 5%decrecimientocadauno),la madera (7%), los subproductos cárnicos (11%), los productos farmacéuticos y plásticos (5% en cada caso), la malta (27%) y otros productos agropecuarios (10%).

La valorización reciente de los alimentos y materias primas agrícolas es una `ventana de oportunidad` para que la exportación `lidere la recuperación pospandemia`, señala el Instituto Uruguay XXI en un último informe de perspectivas de comercio al que accedió Búsqueda.

De hecho, las estadísticas ya muestran el buen inicio del año, si bien se compara con meses de 2020 en los que la economía mundial, y en particular la china, sentían el impacto de la pandemia: en enero-marzo las solicitudes de envíos de bienes al exterior totalizaron US$ 2.172 millones, un 19,3% más.

En cuanto a los principales destinos de exportación, el instituto gubernamental prevé que China sea el `motor` de la recuperación este año y estima que si la economía esladounidense consolida su reactivación, será otro mercado que impulse de forma importante el comercio exterior de Uruguay.

Con Europa, en el corto plazo los negocios seguirían afectados, señala, y estima probable que los flujos de comercio con la región se recuperen menos que con el resto del mundo. Advierte, además, que como Brasil y Argentina tuvieron una mayor depreciación del dólar en comparación a Uruguay, ello `reduce la demanda esperada` desde sus mercados. `Riesgos latentes`

No obstante, la `recuperación incipiente` que se está dando del comercio mundial `no está exenta de incertidumbres`, advierte Uruguay XXI, que identifica `riesgos latentes` en el escenario internacional y no descarta que puedan ocurrir `eventos que provoquen nuevas disrupciones`.

`Salvo el continente asiático, que parece haber superado la etapa más grave de la pandemia, en el resto del mundo se han registrado rebrotes, que de agravarse podría obligar a los países a tomar nuevamente medidas de restricción de la movilidad. £1 avance de la vacunación es dispar a lo largo de los países y todavía se está lejos de erradicar el virus`, analiza en su informe.

Destaca que si bien Uruguay registra un aumento de los contagios de Covid-19, el proceso de inoculación progresa de buena forma y se prevé que esté primero entre los países que completen la vacunación en 2021. `Hasta el momento, las exportaciones uruguayas no se han visto afectadas por restricciones de este tipo y en general el agro y las industrias exportadoras son sectores menos expuestos que los servicios`, apunta.

Las exportaciones podrían `verse impulsadas por el alto precio de los commodities, pero no es claro que esta situación se prologue en el tiempo`.

Uruguay XXI advierte que la pandemia traerá `cambios estructurales` que afectarán el comercio en el mediano plazo y entre ellos señala la `reconfiguración de las cadenas globales de valor, un aumento de la digitalización y un deterioro de las relaciones comerciales entre países`. Precios valorizados

Luego de que las expectativas de la recesión global por el impacto del Covid-19 afectara la oferta y demanda de las materias primas, tirando abajo sus precios principalmente en la primera mitad del año pasado, los valores se recuperaron en el segundo semestre y cerraron el 2020 cotizando 2% por encima de los niveles previos a la pandemia.

Uruguay XXI señala que el 2021 comenzó con un `fuerte repunte` de los precios de los commodities, y menciona, citando datos del Banco Mundial, que en los 12 meses cerrados a febrero los precios de los alimentos y las materias primas acumularon subas de 33,5% y 27% respectivamente. Lo atribuye a una combinación de factores, algunos relacionadoscon la oferta (disminución de la producción de algunos cultivos), al contexto global de alta liquidez, al debilitamiento del dólar y a las expectativas de reactivación de la economía mundial.

Destaca también el fuerte crecimiento de la economía China, que concentra más del 50% de la demanda mundial de materias primas y es, además, el principal destino de las colocaciones uruguayas. En especial, ese mercado está demandando firmemente soja para alimentar su stock de porcinos, que tuvo un repunte más rápido de lo previsto, tras la crisis sufrida por ese rubro en 2019.

Además de ese panorama de precios, otra señal prometedora es, según el instituto gubernamental, que la situación climática para los cultivos afectados por la última sequía en Uruguay mejoró en los meses recientes.

El BID retiró de su web un informe sobre la política comercial: ¿pedido del gobierno o `errores de forma`?

Algunos aspectos de un reciente estudio sobre la política comercial del país publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (Intal), no cayeron bien en ciertos ámbitos del gobierno, al extremo que le pidieron al organismo que lo retiraran de su web. Eso ocurrió a fines de marzo y después de que Búsqueda resumiera el contenido de esa `nota técnica` que, entre otras afirmaciones, advierte una baja autonomía de las decisiones relacionadas con la inserción comercial del país respecto de los `grupos de interés organizados` (N° 2.116).

Según dijeron a Búsqueda dos fuentes distintas, el pedido de las autoridades uruguayas al BID para que inhabilitaran el acceso al documento fue atendido y la `nota técnica` -titulada Institucionalidad de la política comercial externa: el caso de Uruguay-no se encuentra accesibleenel sitio del organismo internacional. Estuvo publicado unos pocos días.

Desdeel BID serechazóesa versión. Una fuente del organismo aseguró a Búsqueda que, por `decisión del BID`, el documento `está ahora bajo revisión técnica porque tenía algunos errores de forma`, que no explicitó. Una vez que se subsanen, se volverá a colgar en la web en una fecha que no supo determinar.

El informante del BID admitió que no es algo frecuente que una publicación sea retirada de la web. `No debería pasar con frecuencia, pero a veces sucede que los documentos se bajan y se vuelven a subir corregidos o actualizados`, añadió.

El documento, elaborado por Ignacio Bartesaghi, Julieta Zelicovich y Magdalena Bas Viltzzio, utilizó, entre otros insumos, encuestas a funcionariosy exfuncionarios de gobierno, expertos y académicos. Délas respuestas obtenidas surge que algo más de la cuarta parte (27,3%) cree que la política comercial goza de un `amplio nivel de respaldo entre la opinión pública`. Según los autores, esa política `ha ido perdiendo niveles de consenso a nivel nacional, y comienza a emerger una disputa` por su `dirección` y `de la estrategia comercial de inserción internacional`.

Al analizar capacidades y recursos de los agentes que intervienen en torno a las decisiones en materia de comercio exterior, el estudio evaluó aspectos organizacionales, técnicos, presupuéstales y de orden político. Según las opiniones relevadas -entre fines de 2019 y comienzos del 2020-, `ninguno de estos ha significado una restricción para la formulación` de la política en Uruguay, `aunque las capacidades políticas son las que se ven menos fuertes en relación con el resto`. En concreto, constató una `disminución de la capacidad` de los ministerios de Relaciones Exteriores y de Economía `para contar con apoyo para la implementación de sus acciones cuando se presentan divergencias políticas dentro del Poder Ejecutivo o entre bloques parlamentarios. Aun así, durante el período estudiado la agencia de promoción de exportaciones e inversiones, Uruguay XXI, pudo consolidar un peso político tal que le permitió formular e implementar acciones de largo plazo`.

Respecto a ese instituto de promoción de las exportaciones y la inversión, el gobierno de Luis LacallePou está impulsando cambios, en particular tras la asunción de FranciscoBustillocomocanciller. El ministro de Exteriores y exembajador en varios destinos, entiende que Uruguay XXI actuó con excesiva `independencia` durante los gobiernos del Frente Amplio, que tenía un presupuesto `inflado` y que su actuación no reportaba `ningún retorno` (Búsqueda N° 2.083 y 2.092). Menos confianza v crecimiento

Al mismo tiempo que la epidemia de Covid-19 atraviesa por su peor momento en cantidad de contagios y fallecidos, algunos indicadores económicos muestran un deterioro. Eso ocurrió en febrero con el mercado laboral -si bien ciertos sectores y empresas están demandando más personal (ver página 25)- y con la confianza de los consumidores medida por la Universidad Católica, que en marzo tuvo su mayor contracción desde que rige la emergencia sanitaria.

A su vez, los analistas que elaboran proyecciones sobre el nivel de actividad económica revisan sus cálculos. Ayer miércoles, el Centro de Investigaciones de la Realidad Económica y Social (Ceres) informó que bajó de 3,5% a 2,9% su pronóstico de crecimiento del Producto Bruto Interno para este año. Para el Ceres. al mismo tiempo que el tipo de cambio subirá (a $ 46,2 a fin de diciembre), la inflación anual bajará a 6,8%.