VOCES DE AQUÍ Y ALLÁ

Caras y Caretas

VOCES DE A©UÍ Y ALLÁ

LO QUE DICEN LOS EXPERTOS SOBRE LA ECONOMIA L© QUE ©DCEENI LOS EXP ERTOS Varios informes sobre el estado de la economía uruguaya y las previsiones futuras se dieron a conocer en los últimos días.

Textos: Víctor Carrato

Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó un crecimiento del Producto Interno ruto (PIB) regional de 4.6% para este año, una cifra por debajo del promedio global de 6%. Para el organismo, Latinoamérica recuperará el nivel que tenía de ingreso per eúpita antes de la pande mia recién en 2U24, `lo cual provocará pérdidas acumuladas del ^0% respecto a la tendencia prepandémica`, indicaron en un blog de la entidad Alejandro Werner, director para las América? del FMI y otros dos economistas. El informe subraya que la contracción de 7% c\perimenlacla por ¡a región en 2020 fue la más pro nunciada del mundo, superando con creces la media mundial, que liie de -3,3%, y añadió que el crecimiento pronosticado para este año está por debajo de las previsiones para los mercados emergentes.

Según las previsiones del organismo, Brasil -que este año crecerá un 3,7% recuperará el nivel del PIB de 2019 en 2022; México, con una expansión pronosticada de 5%, retornará a la cola previa a la pandemia en 2023, ya que `no hay un sólido apoyo fiscal y se anticipa que continúe la debilidad de Ja inversión`.

Chile crecerá 6,2% según el FMI. Se es pera que el país alcance este mismo año el nivel de PIB previo a la pandemia, dijeron los economistas.

El alivio impulsado por listados Unidos ÍFF.L´U) tendría efectos positivos para algunos países de América Central a través del comercio y las remesas y en estas naciones volverían al nivel de PIB previo a la pandemia en 2022, pero las economías caribeñas que dependen del turismo serán las últimas en recuperarse (no será hasta 2024) debido a la lenta reanudación de la actividad en este sector.

El FMI advirtió que `los mercados laborales siguen siendo frágiles: solo dos tercios de quienes perdieron su empleo al comienzo de la pandemia en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú lo habían recuperad© al final del año pasado`.

Además, el sector informal -que fue el que registró las mayores pérdidas- ha liderado la recuperación del empleo.

Los expertos señalaron además que el cierre de las escuelas, que fue más prolongado que en otras regiones, supondrá un `deterioro duradero del capital humano`.

En el caso de Uruguay, los pronósticos de crecimiento del FMI coinciden con las proyecciones que realizan los analistas privados. FI FMI prevé que en 2021 la economía uruguaya tenga una expansión de 5%, y de 3,1% para el año próxima. La mediana de respuestas de la última encuesta de expectativas publicada por el Banco Central proyecta un crecimiento similar para el año en curso (3%) y de 2,3% para el siguiente. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) estimó para este año, con una visión muy optimista, que la actividad volvería a los niveles prepandemia en el lercer trimestre, con una expansión anual del PIB de 3,5%. Esa estimación está 0,8 décimas por debajo de lo estimado en la lev de Presupuesto a mediados del año pasado (4,3%), cuando el gobierno era aún más optimista.

En medio del impacto por la pandemia, la economía local se contrajo 5,9% en 2020. en línea con lo que venían proyectando los distintos analistas privados y las propias autoridades de gobierno.

Por otra parte, las proyecciones de inflación del FMI apuntan a una suba de precios de 7,5% al cierre de este año, y a un descenso de 6% en 2022. En este caso, son algo más pesimistas que las de los analistas privados, que sitúan el cierre de año en 7,1%, pero más optimistas para 2022.

Sobre el mercado de trabajo, el FMI prevé que la lasa de desempleo promedio sea de 10.3% este año y haya una mejora que la llevaría a 9,1% en 2022.

La mediana de expertos que participó de la última encuesta de Expectativas del BCU proyecta que el empleo recuperará los niveles pi epandemia recién en 2023. Para 2021, se espera que el desempleo se sitúe em 10,4% y en 10% el año que viene, Cinve Para el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), durante los últimos meses del año pasado la economía uruguaya registró una marcada desaceleración del crecimiento, til proceso de recuperación de la actividad económica, iniciado en el tercer trimestre de 2020 cuando se observó una expansión del PIR en términos desestacionalizados del 8,9%, se cnlenteció en el cuarto trimestre, dejando el nivel del PIB por debajo del previo a la irrupción de la covíd-19.

El empeoramiento de la situación sanitaria que se ha venido observando desde el inicio del presente año ha tenido repercusiones sobre la producción en varios sectores de la economía. La agudización de la epidemia ha alterado el funcionamiento de la economía, tanto por el lado de la oferta como de la demanda, En el primer abordaje, han impactado las medidas sanitarias que siguen afectando a un conjunto de actividades (dentro de las más notorias, el turismo por el cierre de fronteras), como también el elevado número de cuarentenas que provocan ausentismo e interrupciones frecuentes de la actividad laboral. Desde el lado de la demanda, la caída de los ingresos reales de los hogares está incidiendo en tina retracción del consumo, que se agrava por la disminución de la movilidad (respecto de tiempos normales) y la retracción en ciertos consumos (nuevamente la industria del hospedaje y recreación, pero ahora por disminución `voluntaria` de la demanda interna).

Los diversos indicadores muestran que en el primer trimestre de 2021 el PIB habría registrado una caída del -0,7% en términos desestacionalizados, lo que implica la interrupción del proceso de recuperación que se había registrado en la Segunda mitad del año pasado. Recuérdese que el primer trimestre del año se vio particularmente afectado por el cierre de fronteras que impacto de forma dil ecta los servicios vinculados al turismo receptivo. Por su parte, la información disponible al momento de elaborar este informe sugiere que el segundo trimestre del año presentaría un mínimo crecimiento respecto al trimestre precedente.

Por el momento, Cinve mantiene las predicciones de crecimiento del 2,2% para el año 2022. No obstante, si la situación sanitaria crítica se prolongara en el tiempo, podrían comprometerse las condiciones de crecimiento de la economía a mediano V largo plazo por los efectos sobre el entramado productivo, el deterioro del capital humano, entre otros canales. Ceres Según el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), su Indice Líder (ILC) dio una caída en marzo de 1,3, segunda baja consecutiva, lo que afirma la tendencia de contracción en el primer trimestre, pero con signos tic posible mejora en meses siguientes, para consolidar un 2021 con aumento del PIB.

En el reporte del mes anterior se había advertido que la economía había iniciado 2021 acusando problemas en varios sectores, y algunos datos preliminares insinuaban que marzo podría dar una nueva baja, lo que ahora se confirma con el ILC,

Eso no significa un retorno a la reeesión, sino que la temporada de verano con cierre de fronteras y otros impactos negativos de la pandemia dificulta la recuperación en sentido lineal, dice el informe.

En lauto, eí sector agropecuario sigue con señales positivas que pueden contribuir al ere cimiento general.

Diversos indicadores, como la faena, la exportación de carne, la producción industrial y la venia de cemento, cayeron. Mientras la remisión de leche a plantas industriales y las solicitudes de exportación de madera aumentaron.

En tanto, el personal ocupado en la industria fue 2% superior en enero respecto al mes anterior i. y se encuentra aún 5,2% por debajo del nivel de enero de 2020).

Por su parte, las horas trabajadas en ene ro disminuyeron 2.4% respecto a diciembre (y permanecen 9,7% por debajo del mismo mes del año pasado

l-´n 2020 la recaudación de IVA bajó 9% y la de Imesi cayó 15%.

Las importaciones de bienes de consumo disminuyeron 13,7% en enero respecta a diciembre.

En comparación con igual mes del año anterior, siempre en millones de dólares, se encuentra 7,7% por encima En 2020 habían dado caída de 9%,

La facturación de UTK a residencias aumento 5.4% en 2020 mientras que a industria cayó 3,7%,

Las ventas de gasoil disminuyeron 4,2% en febrero (desestacionaiizado), v están en niveles inferiores a un año atrás (caída interanual de 7,6%. En el acumulado de 2021 las ventas cayeron 9,4`; en gasoil y 14,8% en nafta (respecto a igual bimestre de 2020).

En el Puerto de Montevideo, la carga y descaiga de contenedores en el acumulado 2021 con respecto a 2020 aumentó 10,5%.

El movimiento de ómnibus en la terminal de Tres Cruces descendió en el acumulado de 2021: el movimiento fue 39% inferior al registrado en los primeros dos meses de 2020.

La venta de boletos de ómnibus en Mon tevideo y zona metropolitana cayó respecto a un año atnis, los boletos vendidos dieron caída interanual de 41%. En 2020 hubo una caída de 56% anual (con boletos gratuitos incluidos, la caída fue de 37,4%).

Las ventas de servicios de telecomunicaciones aumentaron 4% en enero en términos reales respecto a diciembre (aunque están 3,9% debajo de un año atrás. En el año 2020 habían dado una baja de 1,8%.

El tráfico de internet medido en gigabyies sigue en alza firme y en los dos primeros meses del ano dio crecimiento de 27% en residencias y de 61% en telefonía móvil (en ambos casos respecto a igual período del año anterior).

En el acumulado de los meses de diciembre, enero y febrero, la cantidad de vehículos que atravesaron los peajes de Pando y Solís se encuentra por debajo de su nivel del mismo periodo un año atrás: 6,4% para el peaje de Pando y 6,6% Solís, Las operaciones de crédito bancario a empresas, en 2020, bajó 25,6% y a familias se redujo 14%.

El empleo mostró signos de recuperación a partir de la segunda mitad del año, aunque se está lejos de los niveles alcanzados tanto previo a la pandemia como antes del deterioro iniciado en 2015. El impacto de la pandemia se vio fuerte en otoño, luego mejoró la situación de trabajadores afectados por ta emergencia sanitaria y recesión, sin que este claro cuál será el saldo final de esta fase de restricción del mercado laboral.

La Tasa de Empleo aumentó levemente en enero respecto al mes anterior y se Líbico 2,3 puntos porcentuales por debajo de un año atrás.

El desempleo muestra un desempeño estable en los últimos meses. La tasa de desempleo aumentó en enero 0,2 puntos porcentuales respecto al mes anterior, y se ubicó 2,2 puntos por centuales por encima del valor de enero 2020.

I a cantidad de ocupados ausentes muestra un aumento muy importante en enero I labia alcanzado

su pico máximo en abril, con 23,7% del total de ocupados, y fue bajando hasta ubicarse en 5,6% en

noviembre, pero, dado el aumento de casos de covid 19 y, por ende, las distintas restricciones existentes, aumentó en diciembre y en enero su registro fue de 17.5% siendo este mayor que en mayo.